La impresión digital textil y el pretratamiento

Hay aproximadamente siete millones de técnicas de personalización textil alrededor del mundo: Serigrafía, bordado, sublimación, sangre... En Primt lo hemos apostado todo al rojo: la impresión digital. Es una de las técnicas más novedosas que hay en la actualidad. También la más versátil.

Nos permite hacer diseños sin límite de color y que sea viable fabricar tan solo una unidad. En otras técnicas la cantidad mínima se dispara y el abanico de colores es mucho, muucho, pero MUUUCHO más limitado.

¿Cómo funciona?

Su flujo de trabajo recuerda al de una impresora doméstica de las de toda la vida si las impresoras domésticas de toda la vida pesaran 500kg:

  1. La camiseta se posiciona sobre una superficie totalmente lisa.
  2. Un cabezal de gran tamaño se desliza e imprime el diseño que hayamos seleccionado.
  3. Pues ya estaría.

Hay ligeras variaciones en la manera de trabajar según la maquinaria que se utilice, uno de los pasos más importante es el pretratamiento.

Para poder imprimir las camisetas, primero hay que impregnar la zona en la que se va a trabajar con un líquido ácido que hace que la tinta se adhiera y penetre mejor al tejido. Este es un paso crucial y hay que tener especial cuidado.

Impresión digital textil

Los 3 pecados capitales

A continuación, enumeramos algunos de los errores o fallos más comunes que pueden ocurrir tan sólo en este paso:

No aplicar pretratamiento en prendas claras. Puedes no hacerlo, al igual que puedes imprimir con tintas no oficiales o con rotuladores mordisqueados, pero ya te avisamos de que los colores aparecerán mucho más apagados y la durabilidad de la impresión nunca será igual que en una prenda que haya sido pretratada.

Pretratamiento manual. Esto en sí mismo no es un error, pero hay fábricas que por diferentes motivos optan por pretratar las prendas de manera manual con una pistola (tipo spray) y se puede traducir en fallos en la impresión. Calcular la cantidad exacta que se necesita y cubrir toda la parte a imprimir no es sencillo.

No secar bien el pretratado. La mayoría de máquinas imprimen en seco por lo que es necesario curar (tecnicismo de secar) la prenda después de pretratar. Los fallos de tiempos y temperatura de secado son muy comunes y se manifiestan en impresiones de mala calidad.

 

¿Y después? ¿Cómo curamos la camiseta?

Todas las prendas tienen que seguir un proceso de curación, este se puede hacer de dos formas, cada una con sus pros y sus contras:

→ Plancha de calor:

Pros: Curación más rápida.

Contras: Colores más apagados.

→ Túnel de secado:

Pros: Colores más vivos.

Contras: Curación más lenta.

Nosotros trabajamos siempre con túnel de secado porque nos gusta más el acabado que ofrece el horno. La terminación es una textura más artesanal y los colores son mucho más vivos que secando en plancha.

Primt - Camisetas personalizadas

Hay otros factores que no podemos olvidarnos para una buena impresión como pueden ser la calidad de la camiseta, los consumibles que se utilicen o haber desayunado fuerte. 

¿Te ha sabido a poco? pásate por aquí.